Estudio de digitalización e impresión 3D

Impresión 3D y medicina, una alianza que parece inseparable

tessa impresion 3d

Una semana más la impresión 3D no deja de sorprendernos. Esta vez es noticia por su nueva aplicación en el campo de la medicina, un campo en que el se espera que la impresión 3D devuelva la sonrisa a muchas personas.

La arrinia es una rara enfermedad congénita que sólo sufren 47 personas en todo el mundo, las consecuencias de esta enfermedad es que quienes la padecen carecen de nariz.Esta enfermedad congénita deja a los pacientes sin sin sentido del olfato y sin fosas nasales, aunque por sorprendente que parezca pueden estornudar y coger un resfriado. Este es el caso de la joven protagonista de esta historia, Tesaa Evans de tan sólo dos años, de Maghera (Irlanda).

Tessa Evans

La operación que tanta expectación ha causado consiste consiste en implantar un molde en la cara de la pequeña para estirar la piel y que lentamente se vaya construyendo el rasgo facial que le falta. Llevará este implante hasta que sea adolescente, entonces Tessa recibirá la prótesis definitiva que parecerá una parte del cuerpo real.

Hasta ahora, las personas que necesitaban una prótesis nasal pasaban por un largo procedimiento para reconstruir su nariz cuando son adolescentes y la cara ha dejado de crecer. Sin embargo los padres de Tessa, Grainne y Nathan Evans, tomaron la decisión de que su hija se sometiera a este nuevo procedimiento para crear la nariz de la pequeña mientras continua siendo una niña. Han contado a Daily Mail que «esperan que esto evite una cirugía más invasiva en un futuro».

La señora Evans, madre de tres niños, cuenta que «fue una decisión muy difícil para todos nosotros, pero decidimos seguir adelante, ya que era la oportunidad de cambiar gradualmente su apariencia en los últimos años y normalizar su perfil sin tener que construir una nariz usando injertos de hueso que la dejarán cicatrices. Añade que no les quedaba más que confiar plenamente en el equipo quirúrgico que llevó acabo la operación, su hija era la primera paciente que seguía este procedimiento.

Un cirujano plástico del Hospital Great Ormond Street de Londres utilizó una impresora 3D para hacer una réplica del cráneo de Tessa. El material utilizado era una sustancia parecida a la arcilla, con la que se diseñó un pequeño molde que se implantó debajo de la piel de Tessa mediante una pequeña incisión detrás de la línea del cabello evitando las cicatrices en su cara. Tessa deberá someterse a una cirugía cada dos años para asegurar que su nariz ‘crece’ al mismo ritmo que el resto de su cuerpo.

La enfermedad de Tessa fue detectada  durante un análisis a las 20 semanas de gestación,en el que se reflejó que tenía un perfil facial plano. Los médicos confesaron a los padres que debían prepararse para decisiones difíciles, sería un nacimiento sería muy traumático. El padre recuerda como «los médicos fueron capaces de estabilizarla para que pudiera respirar por sí misma».

No sólo eso, sino que la pequeña nació con un pequeño agujero en el corazón y con problemas de vista y con tan solo 11 semanas de vida necesitó de una operación para extraer la catarata que tenía en su ojo izquierdo y una traqueotomía que le permitiera respirar mientras dormía y comía.

La madre de Tessa ha estado haciendo una gran labor de difusión y una campaña desde que ésta nació para que la todo el mundo tuviese conciencia de lo que es la arrinia. Comenta que están «muy agradecidos por todas las oportunidades para dar a conocer esta enfermedad extremadamente rara. No sabemos cómo agradecérselo al Hospital Great Ormond Street».

1 Comentario

  1. 3desarrollo 18 julio, 2015 Responder

    Muy bueno! Os tendremos en cuenta para compartir vuestros artículos

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*