Estudio de digitalización e impresión 3D

¿Llegará la impresión 3D de comida a nuestras casas?

pizza impresa en 3D

Parece que el 2015 será un año crucial en el desarrollo de las nuevas tecnologías y tendencias, es así como la Impresión 3D, una tecnología capaz de generar objetos sólidos tridimensionales a partir de la adición de material,comienza un despegue que por el momento no podemos imaginar hasta dónde será capaz de llegar.

Es verdad que la idea de imprimir comida sigue sonando demasiado futurista e incomprensible, sin embargo, la impresión 3D ha entrado con fuerza en el ámbito culinario, una revolución no sólo para la alta cocina, la impresión 3D permitirá cocinar en apenas minutos ahorrando el tiempo que ahora dedicamos a elaborar los platos y a limpiar después.

En la actualidad, la empresa más representativa en la impresión de alimentos es Natural Machines. Esta empresa, gracias a su creación, la impresora Foodini, combinan “tecnología, comida, arte y diseño”. Este es sólo el inicio de una larga lista de impresoras españolas que se irán desarrollando en los próximos años y que cambiarán por completo la cocina hasta ahora conocida.

La impresión tridimensional podría traer un cambio importante en el sector de la nutrición, es decir, alguien que por salud o por imagen tuviera que mantener un régimen alimenticio adecuado gracias a la impresión 3D podría convertirse en un mal sueño del pasado, puesto que de esta forma podríamos programar una dieta perfectamente equilibrada según nuestras necesidades.

En 2014, una empresa de Cambridge, llamada Dovetailed, empezó a imprimir fruta en 3D. Utilizaron una técnica ya conocida gracias al cocinero internacional Ferran Adrià, la denominada esferificación, una técnica gastronómica molecular en la que los líquidos adquieren la forma de pequeñas esferas, formando una especie de “caviar” de todo aquello que podamos imaginar.

Del mismo modo, otro ámbito en el que esta nueva forma de impresión tendría cabida sería el ámbito espacial, la NASA ya piensa en que gracias a ella podría aumentar el número y la duración de sus misiones galácticas y explorar lugares y entornos. Por si fuera poco, con la impresión 3D desarrollada, en lugar de alimentos, se podría enviar material en polvo al espacio que pudiera ser almacenado durante décadas y eliminar alguno de los obstáculos logísticos de la llegada del hombre al «Planeta Rojo».

Comida de La NASA

Y si todo esto llegara en unos pocos años a nuestras casas y las impresoras se vendieran cuál hornos o microondas. ¿Estaríamos dispuestos a comer alimentos creados de esta forma? ¿Nuestros hijos merendarían fruta impresa?  ¿Podríamos imaginar nuestra vida sin cocinar?

Si algo tenemos claro desde Stuyo 3D es que futuro e impresión 3D irán unidos de la mano.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*